Compostaje de Alperujo, microbiología y fertilidad del suelo en el olivar ecológico

El alperujo es un subproducto sobrante de la elaboración de aceite de oliva, compuesto por aguas de vegetación o alpechines y las partes sólidas de la aceituna, como el hueso, el mesocarpio, la piel y restos grasos.

En Almazara deortegas lo aprovechamos y compostamos éste valioso material al terminar la campaña junto con las hojas de olivo procedentes de la limpieza de la oliva, restos de poda triturada, paja y estiércol, así conseguimos darle estructura y mejorar el contenido en Nitrógeno. 

Para enriquecer todavía más éste compostaje lo inoculamos con microorganismos nativos de montañas cercanas en forma de activación líquida junto con harinas de roca como aporte mineral.

De ésta forma nos aseguramos un alimento rico en nutrientes, cargado de microbiología autóctona y minerales, disponible para los olivos, hecho por nosotros con los "materiales o sustancias" que la finca y la almazara nos dan.

Vamos a intentar desarrollar brevemente para entender un poco más cuando hablamos de microorganismos nativos y su importancia, ya que es un tema muy amplio, diverso y profundo...:

Digamos que a cada bosque le corresponde una memoria biológica con características propias de acuerdo con las condiciones ecológicas o bioclimáticas del lugar donde se encuentren establecidos los mismos.

Es decir, cada microorganismo tiene registrada en su memoria la historia genética del lugar y la distancia donde pudieron establecer su evolución, desarrollo, reproducción, descomposición y muerte.

En el mantillo que reviste la parte inferior de los bosques están presentes millones de microorganismos diversos que constantemente preparan la antesala para la vida superior. Son varias docenas de grupos funcionales de bacterias, hongos, algas y protozoarios que lo habitan en perfecta armonía, para mantener vivo el milagro y el flujo energético de la vida en cada espacio y fracción de tiempo.

Al aplicar éstos biopreparados, cargados de microbiología autóctona y de memoria de los bosques cercanos estamos enriqueciendo biológicamente nuestro compost aportando una diversidad de información clave, que irá directa al suelo acelerando los procesos de descomposición de la materia orgánica, regenerando suelo y fortaleciendo la salud de nuestros árboles y el entorno.

 Entender esto es importante, para acercarnos a la reconstrucción de un tejido biológicamente indivisible e indispensable para una vida saludable, tanto nuestra como del olivar, al mismo tiempo, elaborar nuestros propios bioinsumos con base de microorganismos nativos nos da más autonomía y una conexión y consciencia más directa con los olivos, el suelo y el entorno en el que desarrollamos nuestra actividad.

La calidad se hace en el campo.....

 

 

Bibliografía: ABC agricultura órgánica. Jairo Restrepo 

Blog Compostando Ciencia